arboles-frutales-titulos laterales

titulo-lateral-flores

hierbas-portadas40

En primavera, verano y otoño se siembran y recogen las hojas de muchas hierbas aromáticas, que podemos utilizar directamente, guardar en bolsitas en la nevera (hasta 4 días) o preservar para utilizar durante el resto del año, cuando no estarán disponibles. Os damos algunos consejos y formas de conservar todo tipo de hierbas frescas para que tengáis siempre en el congelador o en la despensa.
Ten en cuenta que siempre, antes de aplicar cualquier método de conservación, tienes que:
Recoger las hierbas en su punto óptimo, cuando estén crecidas, bien verdes y antes de que florezcan, sobre todo en el caso de la albahaca, mejorana, cilantro y perejil.
Descartar las hojas que estén feas, así como los tallos demasiado duros o leñosos.
Lavar y limpiar muy bien todas las hierbas, para que no queden restos de tierra, polvo o incluso insectos. Mira bien por la parte inferior de las hojas.
Secar muy bien las hierbas, con papel de cocina absorbente. Las hierbas muy húmedas pueden secarse muy mal e incluso desarrollar moho y hongos.

En primavera, verano y otoño se siembran y recogen las hojas de muchas hierbas aromáticas, que podemos utilizar directamente, guardar en bolsitas en la nevera (hasta 4 días) o preservar para utilizar durante el resto del año, cuando no estarán disponibles. Os damos algunos consejos y formas de conservar todo tipo de hierbas frescas para que tengáis siempre en el congelador o en la despensa.
Ten en cuenta que siempre, antes de aplicar cualquier método de conservación, tienes que:
Recoger las hierbas en su punto óptimo, cuando estén crecidas, bien verdes y antes de que florezcan, sobre todo en el caso de la albahaca, mejorana, cilantro y perejil.
Descartar las hojas que estén feas, así como los tallos demasiado duros o leñosos.
Lavar y limpiar muy bien todas las hierbas, para que no queden restos de tierra, polvo o incluso insectos. Mira bien por la parte inferior de las hojas.
Secar muy bien las hierbas, con papel de cocina absorbente. Las hierbas muy húmedas pueden secarse muy mal e incluso desarrollar moho y hongos.

Gentileza canal de aarpespano

Formas de conservar las hierbas:
. Colgar y secar

hierbasEs un método que se suele usar mucho con el orégano, laurel, tomillo y romero. Lava las hierbas y sécalas muy bien. Forma ramilletes de 5-6 tallos, átalos con una cuerda y déjalos colgando boca abajo en un lugar fresco, seco y alejado de la luz. En 2-4 semanas las hojas estarán completamente secas y podemos guardarlas en botecitos o bolsitas de plástico en la despensa.
. Secado al horno
Con este método podemos secar cualquier tipo de hierbas, aunque algunas tardarán más que otras (depende de la cantidad de agua que retengan en sus hojas). Precalienta el horno a 80ºC. Ve colocando las hierbas en una bandeja para horno cubierta con papel para hornear y colócalas por toda la superficie, procurando no amontonarlas. Mételas al horno y vigílalas de vez en cuando para controlar el secado. Las puedes mover de vez en cuando. Tardarán entre 2 y 4 horas. Después se pueden dejar enfriar y guardar en botecitos o bolsitas en la despensa.
. Esto también lo puedes hacer con una deshidratadora, es más fácil de controlar el secado.
. En aceite

Más bien consiste en hacer aceites aromatizados. Es un método que funciona muy bien con hierbas que no tengan un contenido de agua muy alto y cuyos compuestos aromáticos sean liposolubles. Las mejores para ello son el tomillo, romero, y mejorana.Prepara botecitos o botellitas pequeñas (150 ml están bien) y mete las hierbas bien lavadas y secadas con papel de cocina. Mete un puñado de ramitas y hojas en cada bote y rellénalo con aceite de oliva virgen extra. Ciérralo y déjalo en un lugar oscuro, fresco y seco durante al menos 2 semanas antes de empezar a usarlo.Se puede añadir, además, ajo, pimientos picantes u otras hierbas y especias (clavos de olor, semillas de mostaza, etc.)
. En vinagre
Como en el caso anterior, es más hacer vinagres aromatizados, pero una buena forma de conservar los aromas y sabores y utilizarlos en nuestras comidas. Se puede usar cualquier tipo de vinagre y combinar con diferentes hierbas. Por ejemplo se pueden hacer botellitas (pequeñas, de 150 ml está bien) de vinagre de vino tinto con romero, tomillo, salvia o mejorana; de vinagre de vino blanco con tomillo, salvia, menta o hierbabuena; y de vinagres más suaves como el de arroz o el de manzana con cualquier tipo de hierba. También se puede usar vinagre balsámico con hierbas con aromas potentes, como el romero, estragón, laurel y albahaca morada. Pon un buen puñado de hierbas en cada botecito y rellénalo con el vinagre a tu elección. Ciérralo y déjalo reposar en un lugar fresco, seco y oscuro al menos 2 semanas antes de usarlo. Lo puedes tener guardado hasta 1 año, o puedes utilizarlo para regalo, igual que el aceite aromatizado.
. En pasta
hierbas-congeladas-olivaConsiste en hacer una pasta concentrada con gran cantidad de la hierba, más o menos como un pesto. Pon en la batidora sólo las hojas frescas y un poco de aceite y bátelo todo junto hasta formar una pasta. Guárdala en una bolsita o en un tarrito en la nevera (hasta 7 días) o en el congelador (hasta 1 año). A esta pasta se le pueden añadir frutos secos, sal u otros ingredientes y tendremos una pasta preparada para ser la base de salsas y caldos, o para agregar en pequeñas cantidades a cualquier plato.
. Congeladas

La mejor manera de hacerlo es en las cubiteras. Basta con cortar o picar las hojas e irlas metiendo en los compartimentos de un molde de cubitos de hielo. Después rellénalo con agua, aceite de oliva o margarina derretida y déjalo en el congelador al menos 8 horas. Después puedes dejarlo ahí para usarlo cada vez que lo necesites o desmoldar los cubitos y guardarlos en bolsas de congelación (también en el congelador), y así tendrás libre la cubitera para hacer más o para tener cubitos de hierlo.
. Para usar las hierbas basta con coger un cubito y añadirlo durante la cocción del plato (sopas y caldos si es congelado con agua o salteados y sofritos si es en aceite). También se puede dejar descongelar para hacer salsas y cremas con la batidora.

Créditos: gastronomiavegana.org

ARBUSTOS





arbustos-letra

Esquejes de cardenales

Los cardenales pueden multiplicarse a partir de sus esquejes.

La mejor época para hacerlo es la que va desde mediados de agosto hasta mediados de septiembre.

Necesitas un esqueje de unos diez o quince centímetros de largo con, como mínimo, un par de hojas.

Arranca las hojas sobrantes, así como las flores y los capullos.

Introdúcelo en una maceta con una mezcla de turba y arena. Mete la maceta en una bolsa de plástico

transparente, que actúe como si fuera una campana. De esta forma el aire conservará su humedad.

Quita la bolsa de plástico a las dos semanas y trasplántalo a las diez a una maceta mayor.

Durante dos o tres semanas conviene para el desarrollo de la planta que le elimines las ramificaciones superiores.

Heridas en tus plantas

Si tus plantas tienen alguna herida o corte profundo, cubre la zona dañada con cera caliente (fundida), a ser posible

cera pura de abeja (aunque sirve también una vela). Puedes utilizar una brocha para extender bien la cera, que quede

cubierta. Déjala solidificar, y la propia planta, árbol o arbusto poco a poco irá cicatrizando la herida y seguirá creciendo

perfectamente.

Lombrices

Es bueno para el suelo que haya lombrices porque lo airean con sus galerías y excretan “abono”, pero en ciertos casos en el césped es excesiva y no conviene.
3. Si fuera así, es posible pulverizar el suelo con insecticida. Suelen ser suficientes dos aplicaciones, una a principios de primavera y otra a mediados de otoño. A continuación de cada aplicación, si no llueve, se debe dar un riego. No hay que erradicarlas al 100% porque ya digo que son muy beneficiosas.